Artesano


En 1978 había muy pocos fabricantes de gaitas y Vicente se empeña en hacer una de la misma calidad que las de "Antón de Cogollu". Después de muchos esfuerzos y horas, logra un instrumento de bastante buena calidad. Es en ese momento cuando empieza un camino como artesano, convirtiéndose en uno de los mejores en la construcción de este instrumento, siendo en este momento, el artesano de más antigüedad en Asturias.

Ha construido gaitas para infinidad de gaiteros y bandas asturianas y de otros países, como Estados Unidos, Venezuela, Argentina, Suiza, etc.

Sus instrumentos están construidos en madera de boj, ébano, granadillo, cocobolo e incluso ha realizado una gaita completamente de marfil.

También se preocupa por la investigación de este instrumento, llegando a acoplar unas llaves al puntero con lo que se consigue aumentar varias notas a su escala, además de hacer punteros en tonalidades distintas a las tradicionales (si bemol, si natural, do y re)

Su calidad y garantía hacen que sus gaitas sean unas de las más solicitadas por los gaiteros.